Conciliando que es gerundio·traslospekes probando·trasmispekes·Valientes emprendedores

Nuestra experiencia: Baby-Bongo en L’Hora Lliure

Hace tiempo ya que quería publicar este post, pero con todo el lío del lanzamiento del cuento no ha habido manera de encontrar la energía para hacerlo…

Pues bien, este fue nuestro plan de domingo por la tarde con otra pareja de amigos que tienen un bicho de 2 añitos y… ¡repetiríamos mil veces!

En casa, cada vez que bajamos a Barcelona con el bicho, es toda una aventura, porque intentamos bajar en tren, sobre todo ahora que es más mayorcito y no hay que ir con carro y para él es alucinante… Disfruta del tren, del metro, de las escaleras, de picar el billete… te hace que al siguiente lunes que repites la secuencia para ir a trabajar lo hagas con una sonrisa…

Nuestra aventura empezó pronto, porque claro, sino no llegamos. Cogimos el tren, transbordo y llegando!

nuestra-experiencia-baby-bongo-lhora-lliure

Cuando entramos en L’Hora Lliure con los otros amigos me quedé alucinada! Tienen una zona de juegos enorme, zona de cafetería con refrescos eco de los que me gustan a mí, y seguramente a poca gente más, el lavabo está más que adaptado a los bichos y la zona de actividades es perfecta.

Además por fin puse cara a Ana, que es mi interlocutora cuando hablo con L’Hora Lliure y a la que ya tenía ganas de dar un par de besos por lo majísima que es conmigo…

Al poquito rato de andar por ahí llegó Steven, el profe de Baby-Bongo. Para el que no sepa qué es el Baby-Bongo, imagina una clase de percusión para bebés y niños mezclando inglés, castellano y catalán… símplemente genial!

Hicimos repaso por todo tipo de instrumentos de percusión: bongos, un palo de lluvia, maracas, cascabeles, triángulos…. no os lo podéis imaginar…

nuestra-experiencia-baby-bongo-5

Steven tiene una capacidad tremenda de hacer a los pekes partícipes de la actividad… Les dedica canciones, hace porque todos estén integrados y siguiendo la clase y, como buen padre, se le nota que le encantan los enanos…

A mi me dejó alucinada, como tantas otras veces que veo actividades para niños tan pequeños, la capacidad que tiene quien dirige la actividad de mantener la atención de los enanos… Es cierto que el mío, y alguno más, en algún rato tuvieron su momento “nananiero” y se piró de paseo… llamado por las ganas de hacer la cena en una cocinita de juguete, pero en general estuvo más que atento… integrado en el grupo y pasando un rato genial!

Imagina un niño de 2-3 años, dale instrumentos para dar golpes y… permiso para hacerlo mientras cantan! Para ellos es la felicidad más absoluta…

Como colofón, a todos los niños que fueron a la clase, les puso el tatoo de babybongo… que el bicho no se quiso quitar hasta que no pasaron un par de días…

nuestra-experiencia-baby-bongo-lhora-lliure-4

 

Gracias Ana por tu atención y Steven por hacernos pasar una tarde de domingo diferente y divertidísima… La pena es vivir fuera de Barcelona ciudad, porque se nos hacen los traslados eteeeernos… sino seríamos mucho más asiduos!

Anuncios

Un comentario sobre “Nuestra experiencia: Baby-Bongo en L’Hora Lliure

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s