Conciliando que es gerundio·De manualidades traslospekes·La maternidad traslospekes·trasmispekes

Sobrevivir al carnaval o conviviendo con Manchita 3 días

Si os digo que he estado 3 días con una mancha pegajosa en el suelo del salón y no me ha importado, qué pensáis? Os lo digo yo: vaya semanita conseguimos superar la semana pasada! Y lo mejor… Sin demasiado drama! Nada más allá de unos padres muertos de sueño, y lo dicho: nuestra amiga Manchita, por quitarle hierro al asunto y que parezca pequeña… vamos, lo normal.

Es que en este país para celebrar las fiestas somos únicos. En mis tiempos, como mucho el fin de semana te disfrazabas de algo, pero ahora vamos a encargo diario, y no todos igual de sencillos. Lo mejor, no para los padres, pero sí para los enanos, es que esto se está extendiendo como la pólvora… Si es que nos pongamos como nos pongamos, aquí hay más que nos une que que nos separe, nos pongamos como nos pongamos, y una juerga ya… Une lo que haga falta! Nada, que ahí lo dejo a ver si alguien recapacita…

 

Vayamos al principio. Los que me sigan en IG ya saben que el fin de semana previó a carnaval, aunque sabíamos lo que nos quedaba por delante, nos metimos a cambiar el cuarto de jugar… Y aquí llegaron los problemas.

Ay de ese se momento inspiración cuando me miro el embalaje de mi sofá innombrable de IKEA y me imagino un Dusty, sí, sí, el de Aviones de Disney, emergiendo cual ave fénix de sus cenizas… Ay si me hubiera callado! Pues que nos pusimos a ello! Si es que el padre de las criaturas es un santo varón que encima se le va la castaña tanto como a mí…

image

Así que os pido que suméis mentalmente a cada cosa que os cuento a continuación, una fase de evolución del avioncito de los peines y que os pongáis en situación: yo cada día llego a casa con hora y media antes de que nos sentemos a cenar. Allá va:

– lunes: niña con pijama y nariz pintada de azul por capricho de su hermano, cuando todos los demás iban con la nariz roja y no lo sabíamos. Para variar, no miramos la agenda. La primera en la frente! Niño de momento se libra.

– martes: niña con cara pintada de indio y detalle indio en la cabeza. Indio de plumas, no de la India que nos habría salvado un punto entre las cejas y, como dice mi madre, “un moquerico”, vamos, un pañuelo, en la cabeza. Nos salvan unas plumas del enano de hace dos años que podrían estar en mejor estado, pero dada nuestra situación me sirven. Madre se da cuenta de que se ha estudiado 24 lecciones más de italiano de las que tocaban, así que decide adelantar el examen de fin de cuatrimestre. Aprueba con nota. Si es que no me entero y ya van dos pruebas de ello.

– miércoles: niña con cara pintada de gato o ratón y detalle en la cabeza. Nos salvan unas orejas de Minie Mouse aportadas por la cuñada que tiene recursos para todo. Niño de momento se sigue librando.

– jueves: niña con la cara pintada de payaso y detalle de payaso en la cabeza, que fue un gorro comprado la tarde de antes en un rato arrastrando al enano como pude en la hora y poco desde que llegué de trabajar. Niño con ropa que le viniera grande, vamos, de sus padres… Que como encima la preparamos sin él deprisa y corriendo mientras dormía, no estaba todo lo receptivo que podría haber estado. Esa tarde se le ocurre decir que quiere cambiar el disfraz de pirata que ya tenemos preparado para la tarde siguiente, por uno de policía. Como si fuéramos los reyes del DIY y le improvisáramos el disfraz en un plis. A todo esto, aún no hemos acabado el avión.

– viernes: niña de mimo, disfraz hecho desde la noche del lunes, y niño con algo vendado, por supuesto: la cabeza que es lo que más falla en mi casa. Por la tarde de pirata como que me llamo Laura.

image

Si a esto le sumas la logística familiar de un cumpleaños: encargos, menajes varios, compras de bebida como para una boda, gente preguntando qué le regala al enano por el cumple… El sábado éramos 17 adultos y 9 niños entre 10 meses y 11 años en casa, entenderás porqué el domingo y el lunes estuvimos conviviendo con una mancha pegajosa en el suelo del salón. Lo que cambian las prioridades cuando no te puedes ni mover.
image

Eso sí, sobrevivimos. Que en mi casa no se celebra San Valentín ni San Valentón, porque pasar esto sin discutir y con un éxito relativo, sí que es una demostración de amor.

 

Y a vosotros cómo os fue el carnaval? Lo superasteis? Contad, contad!

Anuncios

Un comentario sobre “Sobrevivir al carnaval o conviviendo con Manchita 3 días

  1. Muy bueno, a nosotros nos pasa lo mismo la semana de carnaval jajajajaja
    Aunque en realidad casi todas las semanas, ayer mismo llaves en la cerradura por dentro de casa y cartera de Luna dentro….. y encima se pone a llover a mares al dejarlos en el cole …….lo que tiene llevar tantas cosas en la cabeza
    Un besico

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s