traslospekes probando·trasmispekes

Nueva experiencia Xanascat – Nos vamos de Albergue a Coma-Ruga

Bueno, bueno… la de tiempo que hacía que no pasaba por aquí a escribir! La verdad es que con las redes sociales muchas veces ya cubro las necesidades de comunicar, pero no quiero perder la costumbre de, cuando merezca la pena, pasarme por aquí para contaros cositas… Espero que os guste!

 

Como ya sabéis hace unos meses, en noviembre para ser más exactos, estuvimos en el primer encuentro de bloggers de Xanascat, la red de albergues de la Generalitat de Catalunya. La experiencia fue buena, pero procedía dar una segunda oportunidad para ver si nos quedábamos con aún mejor sabor de boca… y ¡cumplió expectativas!

Antes de seguir adelante… ¡cambiad el chip! No os estoy hablando de un hotel de 4 estrellas, sino de un albergue al que se puede ir por un precio muy módico y disfrutar de muchos servicios… Ya? Pues ahora seguid leyendo 😉

 

A ver a veeeeeer…..

 

Nos vamos a Coma-Ruga

Visto que llevábamos meses intentando hacerlo y que al final se nos echó encima la primavera, decidimos optar por una opción de playa. Como yo además iba a llevar un mes de bastantes viajes, escogimos uno que no quedara lejos ni de casa ni de mi trabajo, y nos plantamos en Coma-Ruga.

 

Nuestra primera sorpresa al llegar fueron los exteriores. La ubicación de este albergue es inmejorable y, al compartir espacio con otras entidades, está dentro de una especie de pinar completamente vallado y con parque infantil (punto para el albergue). Además, en esta época, en el pinar hay todo un circuito de aventura para niños a partir de los 4 o 5 años a muy buen precio.

 

El albergue está comunicado por un puente con otro parque, en primera línea de playa y también vallado, lo que facilita el paso a la playa sin tener si quiera que cruzar un paso de peatonnes (punto adicional). Para que os hagáis a la idea.. nosotros empezamos el fin de semana dando una vuelta por el paseo con los patinetes y no vimos ni un coche.

 

Ubicación aprobada con notable… vamos a por las instalaciones

Para empezar, decir que el personal fue impecable en el trato: amables, sonrientes y dispuestos a ayudar, resolver cualquier tema y con un buen feeling para la comunicación con los niños.

 

Nuestra habitación estaba muy cercana a la puerta, sin escaleras de por medio y con lavabo (ojo que va con suplemento, aunque yendo con niños tan pequeños como los míos yo lo veo muy necesario). En la habitación había un armario enoooorme y dos literas y no era pequeña. Vamos, que los cuatro por allí moviéndonos no nos tropezábamos, aunque tampoco habríamos podido bailar un vals, pero tampoco lo pretendíamos.

 

El lavabo estaba muy correcto y hay que decir que todo estaba impecable.

A mis hijos se les enamora por el estómago… veamos

Pues el comentario del enano fue poner en el mismo nivel al albergue, al cocinero del cole, al que yo le tengo una envidia enorme por colarle puré de calabaza como puré de zanahoria, y la cocina de las colonias, de donde volvió feliz y encantado con la comida (y… otro punto!).

 

Las comidas fueron sanas, abundantes y variadas y siempre había alternativa de verdura o hidratos, ya fuera fideua, sopa o similar, y de segundos carne o pescado, y siempre estaba la opción de poner una ensalada para compartir. Si acaso lo que podía estar algo más flojo era el postre, porque cuando era yogurt era yogurt y punto, pero tengo que reconocer que me ofrecieron fruta cuando vieron que no me decidía y fui yo la que dijo que daba igual y me comí el yogurt.

 

Punto gordo los desayunos, porque había todas las opciones: dulce, salado, yogurt, zumos, café, leche con chocolate, cereales, e incluso bollería recien horneada.

 

Aparte de las croquetas, que estaban correctas, el resto estaba bastante bastante bien. De nuevo pongámonos en la situación de que es un albergue y extrapolemos lo que estoy diciendo a una comida bien hecha de comedor escolar, por ejemplo.

Lo más positivo: la corresponsabilidad

Pues sí… lo que más positivo me pareció de todo el fin de semana, y realmente estuvimos fenomenal, fue el que los enanos se hicieran corresponsables de sus sábanas, bandeja (dentro de lo posible), limpiar mesa, separar resíduos de las comidas e incluso barrer nuestra zona del comedor. ¡Sumemos otro punto!

 

Evaluación final: notable

Voy a ser clara:

¿Repetiríamos? SÍ, y un sí rotundo.

¿Se va a convertir en una alternativa de fin de semana? SÍ, pero mirando mucho dónde vamos, servicios, ubicación y que tenga posibilidad de lavabo en la habitación.

¿Me iria allí de fin de semana romántico o para descansar dos semanas? Probablemente, si tengo alternativa, no, pero quien sabe.

¿Habéis estado vosotros? ¿Os habéis planteado ir? ¿Cual es vuestra experiencia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s